Buscamos centros de entrenamiento, grandes maestros, frases motivacionales, programas de coaching y centros de relajación que nos alienten a seguir adelante, que nos enseñen a no vencernos y convencernos de que si podemos.


Invertimos nuestro dinero y muchas veces es bien retribuido pero otras nos mueve el entusiasmo el primer día y luego nos carcome la desidia.
Lo cierto es que no hay mayor argumento de voluntad que el de nuestra mente y ese coraje que nos permite levantarnos. Es nuestra voz interior la que nos debe animar a salir adelante.

Un vaso con agua
Un vaso con agua


Llego de correr y mientras medito, empiezo a hacer estiramientos, frente a mi  un vaso con agua, el vaso no se toca hasta acabar el entrenamiento. Porque no sólo debemos entrenar nuestros músculos si no nuestra mente, enseñarle a subsistir aún en las peores dificultades. Cuando me enfoco en el vaso los minutos pasan lento, cuando pienso en mi capacidad y me aliento disfruto en pleno y me olvido del tiempo. Llega la hora y cumplo el reto, no hay vaso de agua más fresco ni sabor más puro que el de la victoria de haber enfrentado las propias batallas y saber que con sacrificio y esfuerzo no hay obstáculo que impida cumplir lo que realmente queremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Milagros que pasan sin saberlo

11 septiembre 2020

Corona Vida

14 diciembre 2020