A veces, la oscuridad es mayor que la luz y la desesperanza más grande que la fe.

A veces, los atardeceres no están llenos de colores, las nubes cubren al sol y no se prestan a cumplir deseos ni promesas de eternos amores.

A veces, la oscuridad es mayor que la luz y la desesperanza más grande que la fe.

A veces, basta fijar la vista para percibir las brechas que ocasionan las nubes entreabiertas y permiten el ingreso de unas pequeñas centellas.

Y de pronto, el azul no es mas azul si no celeste, el amarillo aparece y el rayo que ilumina es la puerta que Dios abre, cuando el rechazado creía que ya todo estaba acabado pero antes de rendirse tocó empecinado y surgió el milagro pues jamás por el Señor todopoderoso será defraudado.

Todos los derechos reservados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Milagros que pasan sin saberlo

11 septiembre 2020