PawiL.PE

Comparte tu conocimiento

hoy los afortunados somos los que podemos quedarnos en casa

"Míralo por el lado amable" repetí, la vida se ha vuelto más saludable, mientras pensaba que ahora es posible dormir 8 horas, cocinar alimentos que realmente nutren

Hoy los afortunados somos los que podemos quedarnos en casa

«Míralo por el lado amable» dijo el Chompiras a Botija y sin querer queriendo las palabras resoraron en mi cabeza mientras corría en mi patio y me daba cuenta de los pros de estar en casa: ahora ya no teníamos que preocuparnos del tráfico, de llegar tarde a las reuniones de trabajo, de no poder sentarse a disfrutar la hora del té o deleitarse del aroma de un buen café.

Empezamos a abandonar el temor de la violencia e inseguridad ciudadana y los padres dejaron las excusas para no pasar tiempo con sus hijos y ser ellos, el motor principal de su educación. «Míralo por el lado amable» repetí, la vida se ha vuelto más saludable, mientras pensaba que ahora es posible dormir 8 horas, cocinar alimentos que realmente nutren y aprender a escatimar porque a veces «no hay de queso nomas de papa» y tomarse al menos un par de minutos para cerrar los ojos y sentir las gotas de agua que rozan la piel mientras una se baña.
El verde ya no es gris y se puede disfrutar de conciertos en vivo desde el cómodo sillón de casa.

img_7843
hoy los afortunados somos los que podemos quedarnos en casa

Y luego, me bastó ver desde el balcón un par de policías, ambulancias y el camión de basura para caer en cuenta de que hoy los afortunados somos los que podemos quedarnos en casa y ¡qué insensato sería no verlo por el lado amable!

Finalmente la amabilidad involucra justamente el amar aquello que se ve, que se da, que se es y que se hace. Y «pa que te digo que no si sí» en nuestra debilidad a veces dan ganas de salir pero hay que respirar y no dejar que panda el cúnico porque esta vez ser valiente y dar la vida por los demás implica quedarse.